Consejos para minimizar el miedo a los petardos de mi mascota

No expondremos a nuestro perro a los petardos con la intención de que se le quite el miedo cuando vea que no pasa nada.

No le regañaremos ni castigaremos por estar asustado.

Nos quedaremos en casa con él, sin sacarle a la calle en los momentos de más petardos, para evitar que lo pase peor. Intentaremos distraerle antes de que llegue a estar muy asustado, jugando con él o dándole mimos, por ejemplo.

– Mostraremos una actitud tranquila y alegre, para que vea que a nosotros no nos da miedo.

Camuflaremos el sonido exterior de los petardos todo lo que podamos, bajando persianas y poniendo música rítmica y tranquila a un volumen algo elevado, con cuidado, que sus oídos son más sensibles que los nuestros.

Le prepararemos una zona segura, respetando el sitio que él escoge para esconderse con algunos días de antelación y la asociaremos a algo muy positivo, como comida, juegos o caricias.

– Podemos utilizar productos que sirvan como “relajantes naturales” durante estos días. Es necesario que la medicación la recete un veterinario y que se pruebe días antes del momento problemático, para asegurarse de que funciona correctamente y que esa es la dosis adecuada para él.